El ejecutivo inició las sesiones de diálogo por un acuerdo nacional contra la inseguridad  

Por Gabriel García

SAN SALVADOR – Luego de que el presidente, Mauricio Funes, anunciara haber convocado a todas las fuerzas sociales a dialogar por un acuerdo nacional de seguridad, este miércoles una comitiva encabezada por el mandatario discutió durante un poco más de tres horas con la cúpula empresarial para tratar de llegar a conclusiones firmes.

En la reunión se hicieron presentes las máximas autoridades del Gabinete de Seguridad, así como el secretario Técnico de la Presidencia, Alex Segovia, y el secretario Privado del presidente, Francisco Cáceres. Por parte, de la empresa privada asistieron, el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, el presidente de la Cámara de Comercio, Luis Cardenal y empresarios como Javier Simán, Roberto Kriete y Roberto Murray Meza,

Al concluir la reunión en Casa Presidencial, Daboub expresó que las gremiales empresariales ponen sus propuestas de un acuerdo nacional por el empleo, en base al llamado del presidente.

“Lo que necesitamos es condiciones no solo para los delincuentes, si no para todos los salvadoreños. En marzo del 2011 el sector privado hizo una propuesta que se llamaba Compromiso por el Empleo, donde habían alrededor de cuatro mil millones de dólares de inversión y más de cien fuentes de empleo; esa es la base, es el sustento de donde podemos comenzar un diálogo”, dijo Daboub.

Por su parte, horas antes de las declaraciones de Daboub, Funes explicó que el ejecutivo busca aprovechar la disminución de los ilícitos que ha habido en los últimos meses para estabilizar la situación delincuencial y trascender las medidas que se puedan sintetizar en una Política de Estado.

El mandatario manifestó que la única manera de estabilizar en este momento la coyuntura de seguridad “es a través de la prevención”.

Con vistas a ese objetivo, Funes puso cuatro proyectos sobre la mesa: Un pacto por la capacitación y el empleo, que se impulse un programa de desarrollo vocacional orientado por Protección Civil; la expansión de los parques de inserción y cultura de paz; y activar un sistema de prevención en colaboración con las alcaldías del Área Metropolitana de San Salvador.

El presidente de la ANEP explicó que el ejecutivo les  presentó los proyectos de manera general y que el gobierno también se comprometió a crear una mesa conjunta  entre la Secretaría Técnica de la Presidencia y el Gabinete de Seguridad.

El jefe de Estado manifestó que este tipo de acercamientos con la empresa privada es algo que debería de haber empezado “desde antes” pero por cuestiones “que no vienen al caso mencionar” no había sido posible.

Asimismo, el mandatario informó que ya había habido discusiones privadas con algunos empresarios y avances en los proyectos que impulsa el gobierno, tales como la asociación con dos empresas para iniciar con los parques especiales de inserción laboral y cultura de paz.

Funes anunció que los acercamientos al diálogo se extenderán a otros sectores de la sociedad, tales como, partidos políticos, académicos y organizaciones sociales.

“No le puedo decir cuál es la foto del rompecabezas antes de que esté armado, faltan opiniones… Vamos a esperar a que ellos terminen este proceso, una vez hayan terminado asumimos que nos van a llamar para sentarnos en alguna mesa y empezar  a construir algunas perspectivas”, concluyó Daboub.

Empresarios dudan y critican al Ejecutivo

El mandatario explicó que la situación de inseguridad de la región fue un punto medular en la agenda de la pasada Cumbre de las Américas que se llevó a cabo en Colombia, evento en el que el jefe de Estado presentó como caso “inédito” el pasado 14 de abril como el día sin homicidios en El Salvador

Según Funes tal suceso fue considerado como un “éxito”  por parte de su homólogo de los Estados Unidos, Barack Obama, quien anunció el desembolso de 130 millones de dólares para aunar a los esfuerzos de seguridad en la región.

En este contexto, las autoridades del Gabinete de Geguridad han anunciado la disminución de más del 50 por ciento en los homicidios, desde inicios de marzo hasta la fecha, así como una considerable tendencia a la baja en la mayoría de delitos.

Según el Ejecutivo tal fenómeno es producto de la operatividad de las unidades de seguridad y de la tregua entre las pandillas.

El jefe de Estado fue enfático en reiterar que el gobierno no negoció en ningún momento con pandilleros, y que las autoridades solo actuaron en facilidades logísticas para que se concretizara el pacto de no agresión entre las bandas criminales.

El representante de la ANEP explicó que la tregua entre pandilleros todavía es un punto que despierta dudas entre el empresariado aunque dijo respetar la posición del Ejecutivo.

“El gobierno insiste en que no hay negociación, hay cosas que dos y dos no suman cuatro. Sin embargo, respetamos que el gobierno quiera mantener eso, limitarse a buscar soluciones sin buscar las raíces del problema, pero obviamente hay inquietudes”, declaró Daboub.

“¿Hay o no hay una negociación?, llama la atención que Mijango, que se supone no responde al gobierno, lleve celulares hacia adentro (de los centros penales) … Hay un montón de preguntas, que si tenemos o no la respuesta, estamos tratando de buscarles soluciones de carácter permanentemente a los problemas del país”, añadió el presidente de la ANEP.

Funes expresó que aún así “lo que se ha hecho (en materia de seguridad) hasta ahora no ha sido suficiente”, pero tampoco se puede considerar que el Estado salvadoreño ha fallado intentando aplacar la crisis de inseguridad, cuando no han completado el trabajo desde el aparato de seguridad.

El mandatario dijo que uno de los principales problemas que tiene el Estado o para hacerle frente a la crisis de inseguridad pasa por la mínima capacidad de respuesta que tienen las instituciones “atrofiadas”.

Según el presidente de la ANEP, el problema es aún más profundo.

“Esto no pasa solo por la esquina de la seguridad, si no de la inestabilidad política. Hoy que han estado en el gobierno hemos retrocedido en nuestros índices de libertades, hemos retrocedido en nuestros índices de hacer negocios, hemos retrocedido en la imagen de país, hemos caído en un déficit fiscal del cincuenta y seis por ciento, hemos caído en el desarrollo económico del país más de seis puntos”, expresó Daboub.

Semanas atrás, la ANEP argumentó que no había nada nuevo que comentar cuando Funes convocó al acuerdo nacional por la seguridad, que este miércoles comenzó sus debates con el empresariado local.