Imprimir 
alt
El presidente Funes acusó al partido de derecha de haber violado la Constitución y los derechos de los agricultores durante 20 años en el acto de entrega de 1.350 títulos de propiedad

Redacción ContraPunto

Foto: Capres

SAN SALVADOR – La entrega de títulos de propiedad de la tierra a agricultores continúa en este periodo de gobierno en el que ya ha llegado, según datos oficiales, a los 24.590 en los dos años y medio que lleva en desempeño.

El presidente Mauricio Funes se desplazón en esta ocasión a la localidad sonsonateca de Izalco para presidir el acto en el que el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) entregó un total de 1.350 escrituras de propiedad.

En su discurso, el mandatario volvió a reiterar la importancia que tienen estos títulos para los que los reciben, pues supone una oportunidad de acceso a servicios como la entrega de paquetes agrícolas que hace el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), así como la posibilidad de recibir asistencia técnica en el marco del Programa de Agricultura Familiar (PAF) que implementa esa misma instancia.

Además, señaló Funes, el agricultor que tiene un título de propiedad puede acceder a los créditos blandos que está ya otorgando el Banco de Fomento Agropecuario (BFA) y tiene más oportunidades de que un banco comercial le otorgue crédito.

Por otra parte, al legalizar la propiedad de sus viviendas, estas personas pueden optar a los subsidios que da el gobierno al gas, el agua y la energía eléctica.

“Vengo a acompañar y a felicitar a las familias que a partir de hoy, y esto es lo importante de este día, a partir de hoy van a tener la seguridad de que la tierra en la que han residido, en la que han vivido, en la que han trabajado por años y años, ahora esa tierra es de ustedes y nadie se la puede quitar”, añadió el presidente.

A partir de ahí, su discurso fue derivando hacia un ataque cada vez más duro contra el partido Alianza Republicana Nacionista (ARENA) y sus gobiernos.

“Estas escrituras, estos títulos de propiedad, no son  un favor, ni un regalo que les da el gobierno; estas escrituras representan el reconocimiento de un derecho que ustedes han tenido todo este tiempo, pero que se les había negado. En todos estos años, se les había negado un derecho al que tuvieron que tener acceso en el primer momento en que comenzaron  a trabajar esa tierra y edificaron ahí sus viviendas  y educaron ahí a sus hijos y a sus hijas”, comenzó Funes.

Y pasó a criticar el “contraste” que supone que el partido que gobernó el país durante 20 años históricamente dé inicio a sus campañas electorales en Izalco, “un municipio que ha abandonado durante 20 años”.

“En este municipio donde el partido antes en el gobierno ha arrancado sus campañas  electorales, en este municipio se estaban violando derechos fundamentales consagrados en la Constitución y esto pasó porque los gobiernos anteriores nunca los consideraron como sujetos de derecho”, añadió, enfantizando después que las familias campesinas pobres nunca fueron motivo de preocupación de los gobiernos de ARENA.

“Ellos, el partido ARENA, solo tenían ojos para unos cuantos privilegiados, y por eso es que profundizaron la crisis del sector agropecuario, por eso es que empobrecieron aun más al país, y sobre todo al sector campesino y cooperativista”, acusó Funes.

Y continuó argumentando que los miembros de ese partido, que dicen ser defensores de la propiedad privada, son los mismos que impidieron “año tras año, durante 20 años, sistemáticamente, el derecho a ser propietario” a las personas que viven de hacer producir a la tierra.

“Los mismos, que hoy dicen que defienden la propiedad privada y que necesitan más diputados en la Asamblea Legislativa para defender la propiedad privada –continuó el presidente-, son los mismos que violaron la Constitución durante 20 años y nos les garantizaron a ustedes el derecho a la propiedad, ni los beneficios que se derivan de ser los auténticos propietarios de la tierra donde viven y trabajan”.

Todo ello, dicho en los últimos días de una campaña electoral, podría ser interpretado como un favor al partido que llevó a Funes al poder, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), sin embargo, el presidente afirmó que no era ésa su pretensión, sino “revelar una verdad histórica”.

Explicó que entre 1980, año de la primera Reforma Agraria, y 2009, año en que ARENA perdió el poder que había desempeñado desde 1989, el Estado había otorgado alrededor de 34.000 escrituras de propiedad.

“En dos años y medio, vean la diferencia que refleja una voluntad, vean la diferencia para taparles la boca a todos aquellos opositores, sobre todo del partido ARENA, que dicen que ellos defendieron la propiedad privada y se preocuparon por ustedes durante 20 años que gobernaron; en 30 años se entregaron 34.000 escrituras, y ahí están los 20 años de ARENA; nosotros en dos años y medio hemos entregado 24.590 títulos de propiedad”, insistió Funes.

También afirmó que el objetivo es terminar su tercer año de mandato, en junio de este año, habiendo repartido 34.940 escrituras de propiedad.

Y después se acercó peligrosamente al slogan electoral del FMLN cuando pronunció las siguientes frases:

“Yo creo, y estoy más bien convencido, que ustedes como campesinos y campesinas, como productores, como familias que se dedican a hacer producir la tierra y que viven del trabajo de la tierra, ustedes no quieren que las cosas vuelvan a ser como antes. Los cambios se hacen para que se profundicen, para que sean irreversibles, para que no haya marcha atrás; de ustedes depende que los cambios se sigan profundizando, que el cambio haya llegado para quedarse, pero para continuar profundizándose.”

Tras el acto, el presidente dio declaraciones a la prensa, que le preguntó por esta parte de su discurso, si en su opinión para que los cambios se profundicen hay que darle más diputados al FMLN.

“Para que los cambios se profundicen se necesita que lleguen a la Asamblea Legislativa diputados y diputadas que trabajen con una agenda nacional, preocupados por los problemas del país y no con agendas partidarias o que responden a intereses mezquinos, de grupos de poder en El Salvador”, contestó Funes.

“Más importante que decir si lo que le conviene es tener más o menos diputados de un partido político u otro, lo que le conviene al país es que el electorado tome una decisión consciente este 11 de marzo y vote por aquellos diputados y diputadas que, ojalá, una vez en el ejercicio del cargo, pongan por encima los intereses de El Salvador y en segundo plano los intereses de los partidos que los han llevado”, concluyó.