Diputados mencionan que el a cuerdo se hace en pro de "fortalecer la institucionalidad del país"
Redacción ContraPunto 

SAN SALVADOR- La Asamblea Legislativa derogó el polémico y cuestionado Decreto 743 que ponía trabas a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para emitir sentencias de inconstitucionalidad.

La derogatoria se da este jueves luego de varias semanas de confrontación entre los tres órganos del Estado y manifestaciones de la sociedad civil. 

El decreto aprobado por la derecha legislativa y sancionado en menos de un día por el presidente, Mauricio Funes, fue derogado con los votos del principal partido de oposición Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el partido de gobierno el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). 

Dicho decreto fue derogado con 57 votos a favor y uno en contra, el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el diputado independiente, Orlando Arévalo, también votaron por la misiva presentada por el FMLN a inicios de semana. 

El presidente del congreso salvadoreño, Sigfrido Reyes, externó su satisfacción por el acuerdo alcanzado por las principales fracciones legislativas y señala que se envía un mensaje importante a la comunidad internacional. 

“El mundo ha estado pendiente de la situación en El Salvador. Felizmente, el diálogo que desde un principio fue proclamado y reclamado se ha ido abriendo espacios, la responsabilidad con el destino del país se está imponiendo”, dijo Reyes. 

Con la derogación del decreto 743 la Sala de lo Constitucional podrá emitir sentencias de inconstitucionalidad con 4 de 5 votos y no por unanimidad como lo exigía dicho decreto. 

En el proyecto de reformas a los artículos 12, 13 y 14 de la Ley Orgánica Judicial que permitió la derogatoria del 743 proponía también que la inaplicabilidad de cualquier ley por parte de la Sala de lo Constitucional se dieran por unanimidad pero ARENA se negó a apoyar dicha propuesta. 

Anteriormente el FMLN había dicho que derogar el 743 era un “absurdo juridico y politico” pero corrigió su postura al señalar que su propuesta de derogación fue fruto del dialogo entre los poderes Legislativo y Judicial. 

Por su parte la derechista ARENA en fue de los partidos que primera instancia dieron sus votos para aprobar el decreto aunque posteriormente fueron los primeros en proponer la derogación pero ningún partido coincidió con la moción.  

“Esto vuelve a la normalidad el funcionamiento de la sala, esto fortalece nuevamente la institucionalidad”, dijo Guillermo Ávila Qüehl diputado de ARENA. 

Los partidos Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) y el Partido de Conciliación Nacional (PCN) no participaron en la votación. 

La magnitud de la crisis causada por el decreto 743 fue tal que hasta la relatora especial sobre independencia judicial de Naciones Unidas, Gabriela Knaul, se pronunció porque dicho decreto fuera derogado para no seguir afectando la independencia judicial en el país. 

“Mantener la vigencia del Decreto 743 equivaldría a bloquear la actividad y el funcionamiento efectivo del máximo tribunal del país y por lo tanto limitaría así de forma sustancial el derecho de los ciudadanos salvadoreños a recurrir al citado tribunal en defensa de sus derechos fundamentales”, dijo la relatora.

El Decreto 743 fue cuestionado por organizaciones de la sociedad civil, incluso por la comunidad internacional.

La crisis generada, se dijo, era la mayor en la posguerra y la sufrida por el actual gobierno izquierdista, presidido por Mauricio Funes.